El casino flotante de Puerto Madero reabrirá mañana sus puertas. Esta tarde, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria en el conflicto, que mantenía cerradas las salas de juego desde hace un mes. La medida fue avalada por los gremios en pugna.

La disposición fue adoptada por la cartera laboral tras una reunión con representantes de la empresa administradora y el gremio SOMU, que realizaba una huelga en reclamo del reencuadre de trabajadores actualmente enrolados en el sindicato de Juegos de Azar (ALEARA).

Precisamente, los afiliados a este último gremio realizaron esta tarde una nueva manifestación en el centro porteño, en reclamo de la reapertura de las instalaciones, cerradas desde hace un mes debido a una huelga del personal encuadrado en otro gremio, que es el Sindicato de Obreros Marítimos Unido (SOMU). Además, reclamaron el pago de sueldos atrasados.

La mayor parte de los 2.000 empleados de los Casino están afiliados a ALEARA, cuyo secretario general es el diputado porteño del macrismo, Daniel Amoroso. El SOMU, sin embargo, dice que por estar “embarcados” los trabajadores deben estar afiliados a su sindicato y reclama que sean pasados de gremio. El planteo ahora será analizado por la Confederación General del Trabajo (CGT).

El conflicto se produjo en simultáneo con una compleja operación de cambio de manos en el negocio. Los españoles de CIRSA, que se hicieron cargo de las salas de juego en 1999, formalizaron el ingreso de Cristóbal López, un empresario del juego patagónico. A cambio, CIRSA recibirá una parte del casino a construirse en Rosario, junto a un hotel 5 estrellas y un centro de convenciones.

fuente: http://www.clarin.com.ar